Mi Realidad de Tinta: Una canción para Lya (George R.R. Martin)

Una canción para Lya (George R.R. Martin)

Una canción para Lya, George R.R. Martin

Biblioteca George RR Martin Ciencia Ficción #1
Plaza & Janés 2017 320 págs.
Goodreads

Antes de vender millones de ejemplares y cosechar fama mundial por la saga Canción de Hielo y Fuego, George R. R. Martin publicó cuentos y novelas de fantasía, terror y ciencia ficción.

La novela breve que da título a este volumen, acreedora al Premio Hugo en 1975, Una canción para Lya, nos traslada al universo de una pareja de telépatas que intenta descubrir el secreto de la aparente falta de evolución del pueblo shkeen y su fervor a los greeshka, un mortífero parásito; mientras tanto, su relación y el amor profundo que siempre se han tenido parecen estar en riesgo.

Junto a Lya, esta edición incluye una vista panorámica del universo de mundos extraterrestres creados por el autor, como El segundo tipo de soledad y Con la mañana se pone la niebla.

«¿Por qué está tan obsesionado el ser humano? ¿Por qué se dedica a conquistar la galaxia, el universo, lo que sea? ¿Está buscando a Dios? Es posible. Pero no lo encuentra por ninguna parte, así que sigue, sigue y sigue adelante, siempre buscando. Y siempre acaba en la misma llanura sombría.»

George R.R. Martin no es sólo Juego de tronos, aunque la popularidad de la serie de HBO nos haga creer eso. Además de la joya de su corona —en la que lleva años haciéndonos esperar por #VientosdeInvierno— el autor tiene Wildcards, Los viajes de Tuf y sus muchos relatos de distintos géneros. Porque sus años en la profesión se notan a través de lo fácil que le resulta que nos interese la historia de unos personajes que no conocemos más que en un pár de decenas de páginas, y a veces incluso menos, algo que experimenté por completo en este primer libro de "La biblioteca de GRRM" que recopila en antologías los diferentes relatos del autor.

Una canción para Lya es la primera parte de los de Ciencia ficción, y además del relato por el que lleva el nombre —y que lo hizo merecedor del premio Hugo en 1975— incluye 8 historias más de diversa extensión que utiliza la ciencia ficción para despedazar la naturaleza del hombre y sus motivos, llevarnos a la depresión y melancolía más profunda rodeados de nada, visitar otros mundos llenos de misterios e incluso cuestionarnos aspectos de la religión.

Aunque como en todas las antologías hay algunos relatos que resuenan con el lector más que otros, intentaré hacer un comentario pequeño de todos por separado:

  • La neblina se pone por la mañana 4/5

El comienzo del libro es el tono perfecto para hacernos saber cómo será la cosa, además la portada corresponde a una ilustración de esta historia del planeta de los fantasmas, un lugar poco explorado donde personas de todos los mundos van a intentar encontrar alguno de estos seres que algunos aseguran haber visto. Es un planeta que presenta miles de interrogantes, y un investigador llega con todo su equipo a intentar responderlas, lo que nos lleva a reflexionar sobre el valor de las respuestas y la magia que a veces se roban.

—Respuestas —dijo, como si fuera algo obseno—. Respuestas. Siempre tienen que encontrar las respuestas. Pero las preguntas son más complejas. ¿Por qué no pueden dejarlas en paz?

  • Por un solo ayer 4.5/5

Esta historia me pegó en toda la melancolía de una forma inesperada. Keith vive en una especie de colonia que se ha formado con los pocos sobrevivientes luego de las explosiones. En estas lo perdió todo, incluso a Sandy, la persona que más le hace falta, quien era su inspiración. A pesar de todo, usa su vieja guitarra al final de las reuniones de cada noche, empezando y acabando siempre con las mismas canciones. Pero la llegada de Winters provoca toda clase de cambios en el grupo gracias a su liderazgo. Winters quiere dejar atrás el pasado y eso implique que Keith deje a Sandy atrás al entregar la droga que le permite hacer "viajes en el tiempo". Por un solo ayer es cruda en el sentido de la empatía que sentimos por Keith y lo difícil que es encontrar fallos en las ganas de Winters de sacar a la gente adelante. Una historia breve con un final agridulce.

Me aferraré a mi humanidad y lucharé por ella si es necesario. Amé una vez, y a mé de verdad. Y ahora me duele. No negaré ninguna de esas cosas, ni fingiré que son irrelevantes.

  • Ni las llamas multicolor de un anillo estelar 3/5

Aunque esta es la primera de las historias en una nave espacial/estrellas/SPACEEE es una de las más débiles para mí porque los personajes no fueron bien definidos y la conexión de la trama tampoco. Un grupo de científicos están en una estación espacial observado "Nada" e intentando descubrir por medio de experimentos qué es: ¿un portal a otro lugar? ¿Un punto en el tiempo? ¿Algo nunca antes visto? Mientras todos se obsesionan con eso, un miembro de la tripulación prefiere pasar los días acompañado de las máquinas que ya no reciben atención, intentando decifrar si el silencio es un lenguaje más en el que se comunican. Aunque el final es bueno, fue de las que menos me gustó.

Lo que sea que tengamos, lo que sea que creamos, da igual. Nada importa, salvo el vacío que está allá afuera. Eso es real. Eso es eterno. Nosotros sólo existimos por un breve e insignificante momento, y nada tiene sentido. Pero ya llegará el momento en el que estemos allá afuera, sollozando en un mar de noche interminable.

  • Una canción para Lya 5/5

El relato que da nombre a la antología es uno de los más interesantes y es innegable que se debe en parte a la extensión de cerca de 80 páginas, lo que permite que el autor pinte una imagen mucho más clara para el lector en todo sentido. Lyana y Robb (I SEE YOU, GEORGE) llegan a un extraño planeta para hacer uso de sus habilidades especiales en una investigación. El planeta de los shkeen tiene miles de años más que la tierra pero nada de sus avences tecnológicos. No hay crímenes ni asesinatos, pero sí una taza de suicidios del 100%. Todos los shkeen eventualmente viven "la unión", luego de permitir que un parásito se alimente de los nutrientes de su cuerpo por años hasta la unión final, que implica su muerte. El problema es que ya no sólo son los shkeen, sino también los humanos del planeta los que se están uniendo al ritual. Robb puede leer emociones y Lyana puede incluso ver todos los pensamientos y recuerdos de las personas, por lo que deben comprobar qué es lo está haciendo que esas personas tomen esa decisión.

Una canción para Lya habla de la soledad constante en la que vivimos y cómo deseamos ser parte de algo más grande, de ser amados con todos nuestros fallos y secretos, de encontrar a Dios y la vida eterna siendo parte de un todo, y es intrigante y aterradora y sincera a partes iguales, toda una demostración del talento e imaginación del autor.

Dices que nos conocemos tanto como pueden conocerse dos seres humanos, y es verdad. Pero, ¿cuánto pueden conocerse dos seres humanos? En realidad, ¿no estamos todos aislados? ¿No estamos todos solos en un universo inmendo, oscuro, vacío? Nos engañamos al pensar que hay alguien más ahí. En el fondo, en el fondo frío y solitario, estamos solos y perdidos en la oscuridad más absoluta.

  • El héroe 3/5

Otra de las historias débiles en el grupo, esta vez la de un soldado especialmente entrenado que sólo ha vivido en planetas bélicos y que ahora desea vivir sus años de retiro en la tierra, planeta que a pesar de haber pasado toda su vida defendiendo nunca ha visto. Cruda y directa, El héroe es más sobre los extremos a los llegan las autoridades cuando creen que están protegiendo al planeta que sobre el propio protagonista.

Cinco hombres son capaces de titubear si su único adversario se mantiene firme.

  • Y siete veces digo: al hombre no matarás 4/5

Otra historia donde la religión es un punto central y donde los conquistadores —los hijos del Ángel, un grupo bendecido por el "Niño pálido", símbolo de guerra y batallas— destruyen todas los símbolos religiosos de los nativos del planeta, que suelen ser sólo artesanos e intercambiar productos con algunos comerciantes. ¿NO LES SUENA FAMILIAR LA HISTORIA? Sí, es la colonización pero el espacio, con niños colgando de las murallas de la fortaleza de los guerreros como medio de advertencia. Buena historia, aunque desde un inicio podamos adivinar el final.

"Y el Niño pálido lo oyó y regresó, ya que el sonido de la guerra es más grato a Sus oídos que el de los lamentos. Y cuando los vio, sonrió. 'Son de nuevo mis hijos'. dijo a la semilla de la Tierra. 'Me habían dado la espalda para adorar a un Dios que se llama a sí mismo cordero, pero ¿acaso no saben que los corderos siempre acaban en el matadero?'"

  • Esa otra clase de soledad 5/5

Otra favorita. La representación perfecta de la locura provocada por la soledad, la nada, el vacío y nuestros demonios internos. Esta historia es el diario que lleva el protagonista mientras espera la nave que trae a la persona que lo reemplazará en su puesto luego de pasar 4 años solo, con las estrellas como única compañía. El formato de la historia hace que la lectura sea rapidísima y todas las reflexiones de la soledad, la cobardía, el pasado y las metas del protagonista ocultan el plot twist del final que le da el cierre perfectamente perturbador para el lector.

¿Me siento solo? Sí. Pero es una soledad tan solemne, melancólica y trágica que sólo es posible odiarla con pasión y, al mismo tiempo, amarla al grado de ansiarla más y más.

  • La presentación 4/5

Me debatí en el puntaje de esta porque creo que tal vez para mí gusto se merece más un 3, pero a la vez pinta algunos de los escenarios planetarios más espectaculares de las historias y por eso acabé dándole un punto más. Aquí, el ex tripulante de una nave debe contar las cosas que vio y vivió en el espacio frente a un grupo de benefactoras para ganar nuevo financiamiento para el grupo en que trabaja. En la misma presentación está también un médico que desea financiamiento para su trabajo con niños que mueren de hambre. ¿Es mejor financiar un futuro en las estrellas que sólo unos privilegiados disfrutarán? ¿O es el ahora de unos niños que a veces ni siquiera pueden ver las estrellas por la capa de contaminación más importante?

Hay demasiada gente en el mundo que ha acaparado todos los sueños. Y ya no queda vida para nadie, sólo supervivencia.

  • La negra oscuridad de los túneles 4.5/5

El cierre escogido para la serie es sólido y nos muestra desde dos puntos de vista el encuentro entre los humanos que han regresado a explorar lo que queda de la Tierra luego de la última guerra y un humano explorador de los sobrevivientes que se plantea pedir ayuda a estos extraños "de fuego" para sobrevivir las nuevas amenazas que están acabando con los pocos sobrevivientes que ahora viven bajo tierra. Es otra de las historias más breves y de todas maneras logra apuntarse un tanto con lo grotesco y triste que es la realidad del lugar.

Había letras grabadas en el metal, o más bien talladas. El rasgo no era muy profundo, pero era legible, aunque por muy poco.
—Rodney ama a Wanda —leyó, y luego negó con la cabeza.

Eso, en general una muy buena muestra del talento del autor y que desde el primer momento me hizo recordar por qué me gusta tanto y sigo esperando un libro que probablemente no verá la luz hasta 2020. Si les da curiosidad el autor porque no dejan de escucharlo debido a GoT esta antología es una muuuy buena introducción. Tengo la segunda parte de las historias de ciencia ficción esperándome, así que espero que los días que me quedan de diciembre sean suficientes para acabar mis pendientes de 2017 ;)

Gracias a Penguin Random House por el ejemplar

Otras ediciones


A Song for Lya: And Other StoriesDie zweite Stufe der EinsamkeitCântec pentru LyaA Song for Lya

1 comentario:

  1. Estoy muy enfadada con el autor por lo que está haciendo con Juego de Tronos (que la serie adelante al libro me pone los nervios de punta) pero no descarto leer más cosas suyas, por supuesto. Ya leí "El dragón de hielo" que me gustó bastante.

    Besos!

    ResponderEliminar

¡Gracias por dejar tu comentario! Todos somos libres de tener nuestra propia opinión, pero por favor, recuerda hacerlo siempre con respeto hacia los otros :)