Mi Realidad de Tinta

Carry On (Rainbow Rowell)

Carry On, Rainbow Rowell

Carry On Spin-off Fangirl
Alfaguara 2016 560 págs.
Goodreads

Simon Snow es el mago más poderoso del mundo, tiene diecisiete años y es el Elegido, el único que puede salvar la magia. La verdad: Simon es el peor Elegido que a nadie se le pudo haber ocurrido.

Lo único que Simon quiere es disfrutar de su último año en Watford antes de morir como un héroe, pero no hay manera. Su novia truena con él, su mejor amiga quiere que huya, su mentor lo evita... y Baz, su archienemigo, se la pasaría en grande a su costa, pero este año ni siquiera se ha dignado a aparecer por la escuela, el muy idiota. Y Baz será malvado y un vampiro y un imbécil, pero tiene razón: la mayor parte del tiempo Simon ni siquiera puede controlar su magia, ¿y se supone que va a salvar al mundo?
Rainbow is BACK! ¿Leyeron Fangirl? Si lo hicieron Simon y Baz les debe sonar del fanfic que Cath pasaba la mayor parte del tiempo escribiendo, ese que cambiaba la visión de la autora Gemma T. Leslie y convertía a los peores enemigos en la escuela de magia en enamorados. Pero STOP THERE, si bien Carry On era el nombre de fic de Cath, este Carry On es un libro por sí solo, no la historia de Cath ni la última parte de la historia de Gemma T. Leslie, sino la visión de Rainbow Rowell del último año de Simon Snow en Watford.

Simon Snow lleva el estigma de ser el elegido desde sus inicios en la escuela de magia, cuando el mismo Mago, director del colegio, lo encontró y llevó para comenzar su entrenamiento en magia. Pero hay un GRAN problema, Simon es bastante pésimo en ello. Sus hechizos fallan, nunca es capaz de encontrar las palabras mágicas correctas (todo lo que los magos dicen es potencialmente mágico, especialmente las rimas, canciones pop, o pequeños coros infantiles, siempre y cuando el otro los conozca, of course) y todos sus intentos tienen a causar graves repercusiones, como la muerte de un dragón. Lo malo es que el tiempo de que el elegido se enfrente a su enemigo está llegando y no hay forma de detenerlo.

Simon tiene una mejor amiga, Penelope, quien es por supuesto la mejor estudiante del lugar, lo que es mejor es lo precioso de su amistad, no hay romance que se entrecruce, se aman como mejores amigos desde el principio hasta el final y Penny está dispuesta a cualquier cosa por ayudarlo. Agatha es la "novia" de Simon aunque desde un principio su relación ya no es la de antes, son casi un estereotipo forzado por lo que se espera de ambos, Agatha es popular y viene de una familia importante por lo que fue casi natural que fuera emparejada con Simon desde un comienzo. No significa que no sean amigos, sólo que Agatha quiere otras cosas de la vida, y leer su confusión respecto a quién desea ser realmente y las decisiones (buenas y malas) que toma al respecto son parte importante de la historia.

Y luego está Baz. El malvado, de motivos ocultos, el que está tramando algo (Simon está seguro de ello). Tyrannus Basilton "Baz" Pitch ha sido el compañero de habitación de Simon desde su primer año en Watford, por lo que a pesar de ser enemigos han crecido juntos, incapaces de hacerse daño por el hechizo que vincula a todos quienes comparten una habitación. Por supuesto el secreto de Baz no tiene que ver con Simon, sino con la verdad que ha estado ocultando de todos desde el ataque en que murió su madre... actualmente es un poco más "inflamable" que lo aceptable: Baz es un vampiro, y ellos no están invitados a Watford. Nunca. LA TENCIÓN ENTRE AMBOS ES POR LEJOS LO MEJOR DEL LIBRO. Bueno, eso y la dinámiza Simon-Penny. Esas peleas y miradas secretas, la obsesión por saber del otro, lo único que deseaba es que pasaran las páginas y al fin reconocieran sus sentimientos.

Pero sí hay cositas que me parecieron negativas. Como se supone que este libro es la parte final de un serie muchas cosas deben ser dadas por conocidas, y cuando aparecen es difícil acostumbrarse o asimilar lo que se nos está contando. Las primeras 120 páginas son como una guía rápida para entender todo, por lo que no hay desarrollo de la historia ni demasiada fluidez, y en un libro de más de 500 páginas eso es demasiado y puede matar la curiosidad de alguien que no sabe qué esperar de la autora. Lo bueno es que una vez que comienzan las interacciones de Baz y Simon todo comienza a pasar muy rápido y la acción del libro no toma demasiados descansos.

Como todo lo que escribe Rainbow Carry On es una historia muy bonita, llena de giros tanto en el misterio de fondo como en las vidas de los protagonistas. Este fanfiction de una historia de ficción inventada dentro de otra historia de ficción y que tiene claras referencias a Harry Potter logra ser, a pesar de todo, increíblemente original, divertida y romántica. Porque sí, es un romance entre dos chicos que se conocen desde practicamente siempre, un romance a distancia entre una pareja, un romance de una chica consigo mismo, un romance que salió mal y creó pesadillas.

Carry On es magia, amistad, diversidad, entretención, misterio y todo un mundo que descrubrir. Sí, es algo extraña. Sï, probablemente haya muchas personas que no logren encontrar la gracia a algo que suena a HP pero no lo es, o que viene esperando a la Rainbow más cliché del resto de sus libros. Pero a mí volvió a enamorarme con sus personajes e historia, por lo que creo que está recomendasísimo a los que les guste la fantasía o sean fans de la autora :)

Gracias a Penguin Random House por el ejemplar

Otros libros de la autora

Eleanor & ParkFangirlLandlineAttachments 

BLOGGER AHORA TIENE EMOJIS Y NADIE ME AVISÓ 👀💖😱😎

Quien pierde paga (Stephen King)

Quien pierde paga, Stephen King

Finders Keepers • Bill Hodges #2
Plaza&Janés • 2016 • 448 págs. 
Goodreads
View Full Size Image
«Despierta, genio».

Así comienza la fascinante nueva novela de Stephen King sobre un lector fanático. El genio es John Rothstein, un autor de culto, creador del personaje de Jimmy Gold. Morris Bellamy está fuera de sí, no solo porque Rothstein haya dejado de escribir, sino también porque considera que el inconformista Jimmy Gold se ha vendido para dedicarse a la publicidad. Morris decide matar a Rothstein y vacía su caja fuerte para llevarse no solo todo el dinero sino además el verdadero tesoro: los cuadernos de notas de otra novela protagonizada por Jimmy Gold.

Morris lo esconde todo y al día siguiente acaba en la cárcel por otro crimen terrorífico. Décadas más tarde un chico llamado Pete Saubers encuentra el tesoro y ahora son él y su familia a quienes han de salvar Bill Hodges, Holly Gibney y Jerome Robinson del vengativo y trastornado Morris cuando salga de la cárcel tras treinta y cinco años encerrado.

¿Han leído alguna vez algún libro sólo para poder llegar al capítulo final? Si lo han hecho les cuento que este es uno de esos libros en los que vale la pena hacerlo. El segundo libro de Bill Hodges nos trae a un King más fluido y cómodo en la voz de este policía retirado que muestra una marcada mejora con respecto a su predecesor: Mr. Mercedes. Es una demostración de la maestría del autor que un libro que es prácticamente un puente destaque por sobre el inicio y deje altas las esperanzas para el final.

Reconozcamos primero al elefante blanco en la habitación: Misery. Aquí hay tres opciones, han leído el libro, han visto la película o han hecho ambas, pero probablemente conozcan la historia y la sinopsis de este libro ya esté gritando PERO SI ESTO YA LO VIVIMOS. Es verdad, el fan loco que ataca al autor porque no le gusta el final-quiere saber más es una idea ya desarrollada por él (basándose en una de sus experiencias personales) pero aquí, el ataque y robo a Rothstein es más el pistoletazo de salida que el nudo central.

Morris Bellamy conoció la obra del autor gracias a un profesor, que se lo recomendó por lo similares que encontraba al personaje principal –Jimmy Gold—y él… lo que no era un halago. El problema es que Rothstein desapareció del mapa de la publicación luego de haber concluido su historia de una forma en la que Morris no estaba nada de acuerdo. Verán, Morris, a diferencia de Annie (Misery) no distingue entre ficción y realidad y considera a Jimmy Gold una persona más. Como la injusticia tiene que ser enmendada convence a sus amigos de buscar a Rothstein, donde posteriormente lo asesina y se roba los cuadernillos con lo que el autor ha estado escribiendo y 20.000 dólares. El problema es que sus planes de lectura se ven interrumpidos cuando es arrestado por cargos distintos y enviado a prisión por 35 años. Su botín mientras tanto permanece escondido.

Entra Pete a la historia, un muchacho cuya familia está pasando dificultades luego de que su padre perdiera su trabajo durante la crisis económica y posteriormente resultara herido gravemente por un Mercedes mientras hacía fila en una feria de trabajo (LIBRO #1). Ahora viviendo en la antigua casa de Morris, el chico encuentra el dinero –que utiliza para ayudar a su familia—y los cuadernos, que luego de leer lo convierten en un nuevo fan del autor. EL problema es que la condena de Morris se ha terminado, y su trayectoria colisionará rápidamente con la de Pete.

La narración, al igual que en el libro anterior se divide entre varios de los personajes, y es ya bastante iniciado que vuelve a nuestras vidas el detective Hodge junto a Jerome y Holly (el trío al que conocimos durante el primer libro). Para ser 1000% sincera creo que la parte más lenta y aburrida de la historia es la relacionada con el detective. Holly, Morris y Pete son quienes se roban el protagonismo en la historia, y llegando a la mitad del libro la historia pierde velocidad para dar tiempo a King de encaminar a todos sus personajes al punto en que los necesita y todo se vuelve bastante tedioso –Mr. Mercedes style. La lógica casi mágica del detective en ciertos momentos claves quita esa sensación de veracidad a lo que se está leyendo, algo que es necesario cuando hablamos de un Thriller policial y no terror (que para mí sigue siendo un mejor género para el autor).

Hay que reconocer que las partes de suspenso son buenas, lo mismo con aquellas de violencia y sangre (uno no vino aquí a leer a King esperando pajaritos, conejitos y mariposas tbh) pero la relación con el libro #1 me parece que está hasta demás. Sí, la historia es de él, pero hasta que aparece Hodges sinceramente uno no lo extraña, y no es sino hasta una de sus intervenciones finales donde tiene relevancia. El análisis constante del autor sobre la relación entre autor y lector y la influencia que la literatura puede tener en una persona es lo que está mejor desarrollado en las más de 400 páginas de Quien pierde paga, incluso más que las personalidades de sus personajes.

Mención aparte merece el final el que ya mencioné cuando estaba empezando. No el final de la historia de Pete y Morris en sí, ese fue bastante más “feliz” de lo que esperé, si no esa suerte de epilogo con la que regresamos a Brady, el criminal ya conocido. Si todo este libro existió para poder entregarnos esas 7 páginas finales yo lo único que le pido al tío Stephen es que no nos decepcione, porque aparentemente volveremos a lo sobrenatural, en un desenlace que impresiona cada vez más interesante.

Gracias a Penguin Random House por el ejemplar

Otras ediciones

Finders Keepers (Bill Hodges Trilogy, #2)Finderlohn (Bill Hodges Trilogy, #2)Den som finner (Bill Hodges Trilogy, #2 eller Mr. Mercedes, #2)Finders Keepers 
Este ha sido por lejos mi fin de semana más productivo! Lástima que haya que volver a internado mañana :(
Pd. STRANGER THINGS ERA TAN GENIAL COMO ME HABÍAN DICHO a Winona se lo doy todo!

Algo parecido al verdadero amor (Cristina Petit)

Algo parecido al verdadero amor, Cristina Petit

Qualcosa che somiglia al vero amore Único
Roca 2016 256 págs.
Goodreads
View Full Size Image
Clémentine vive en París, en un espléndido departamento con vista a la ciudad y a sus tejados. Es una chica joven, alegre y afortunada, con un trabajo que adora: leer libros a niños con dificultades, ayudándolos a que superen sus miedos a través de la terapia de las palabras.

Albert Séraphin es un joven escritor quien, después de haberse cruzado con Clémentine por la calle y quedarse deslumbrado por ella, la convierte en la protagonista de su novela. Al publicar este libro, titulado Fábula en París, pasa a ser rápidamente un best seller, ya que el público se enamora locamente porque está escrito desde el corazón. Clémentine también lo leerá y al pasar la última página sentirá la extraña sensación de que esta historia tiene algo de premonitorio. Hay algo que transmite el libro que parece pertenecerle solo a ella...

Clémentine descubrirá que el mejor regalo que un libro puede ofrecer es su capacidad para unir a las personas y que estos a veces son el salvoconducto para poder llegar a algo parecido al verdadero amor.
 
París, libros, romance, una sinopsis que recuerda a Amelie y un título y portada para acompañar todo lo anterior. No es de sorprender que llamara mi atención desde la primera vez que leí sobre él, puedo adelantar que la historia es muy muuuy bonita, de esas que rebosan positividad e intentan destacar con colores neón lo bueno de la vida, pero mi lado más cínico le ha encontrado varios peros que si bien no restan lo mucho que me gustó el libro, sí me impiden amarlo tanto como lo han hecho otros lectores.

—¿Qué puede haber más bonito que esperar a alguien?
—¿Tenerlo al lado?

Clémentine -la protagonista- llega a vivir al apartamento de sus sueños en París luego de que una tía a la nunca conoció falleciera, y se lo dejara como herencia. Tiene todo lo que siempre soñó, incluídas estanterías donde acomodar sus cientos de libros y una terraza desde donde puede observar la parte menos turística —aunque igual de pintoresca— de la ciudad que ama. Su nuevo hogar no sólo viene con un montón de paraguas multicolores sin dueño, sino también con un portero —Héctor— que ama cuidar del jardín y tiene una sabiduría casi al nivel del maestro Yoda, y una familia prácticamente mágica que la invita a tomar el té todos los miércoles luego de convertirse, instantáneamente, en la mejor amiga del hijo menor.
 
Clementine es psicóloga y está trabajando en una nueva idea: utilizar los libros como método terapéutico para los niños. Ella los ama desde siempre gracias a su padre, fueron de ayuda durante sus propios momentos difíciles, y casi en cada capítulo podemos sentir el amir que siente hacia las personas de papel y la conexión que crea con sus autores. Su vida amorosa no está su en su punto óptimo, pero su personalidad luminosa y energética provoca que todos quienes la conozcan se sientan atraídos a su forma de ser. Es ella, su persona, la que cambia un momento, atrae momentos mágicos, une al resto e incluso inspira historias.
 
Albert la vio de prisa un día, sujentando un paraguas de colores. El flechazo fue instantáneo, al igual que el momento de su desapación. Desde entonces recorre las calles intentando captar otro destello de ella y sus zapatos rojos. Mientras tanto decide que una forma de tenerla junto a él, de hacerla mas real es escribir su historia, que titula "Fábula en París" y se convierte rápidamente en un Best Seller del que todo el mundo ha oído al menos mencionar. Clémentine también conoce el libro, gracias a su mejor amigo, y aunque siente muy en su interior una chispa de reconocimiento por la linda historia y el romance que envuelve, no termina de hacer la conexión. 

Fue allí donde la vi por primera vez, agarrada a un paraguas para no salir volando. Yo estaba en el coche, contemplando el apocalipsis, y la vi resistiéndosele. Quería detenerme, pero el semáforo se puso en verde, y no tuve el valor de parar para conocer a la mujer de mi vida.

Mezclada con la narración de la vida de Clementine y sus amigos, nos vamos encontrando con la voz de Albert en fragmentos de su libro y las cosas que suceden en su vida, pero no son las suficientes intervenciones para lograr conocerlo por completo por lo que siempre vas quedando con ganas de más. Y HE AHÍ MI PRINCIPAL PROBLEMA CON EL LIBRO. Nunca se me fueron las ganas de más: personajes más reales (entiendo que el mensaje sea alegría, equilibrio, amistad, amor y cumbayá, pero dejando de lado a Delphine -la adolescente con problemas típicos de la edad- todos parecían ser caricaturescamente más buenos que el pan integral), un París más real (tenía todo para ser un personaje más, pero todo parece transcurrir dentro del mismo edificio), problemas y soluciones más reales (la psicología infantil es terriblemente compleja y siento que se aborda de forma tan ligera, que las reacciones y cambios de todos son tan rápidas que le quita el margen de realidad a lo que está sucediendo).

¿Ven? Les dije que mi lado cínico no me permitió disfrutarlo por completo. Para ser sincera el libro está lleno de frases bonitas que marqué, pero hacen que el texto sea poco órganico. Nadie piensa todo el día —ni se expresa siempre de la forma— en que lo hacen estos personajes. Sí, el abordaje y reflexiones que expresa sobre la vida, la lectura, la amistad y amor son maravillosos. Esa sensación de sentirte bien al cerrar por última vez el libro no se encuentra siempre. La narración es simple y sencilla de seguir —además con 250+ páginas no es que sea demasiado largo tampoco— pero siento que hubo un buen resto de potencial que se escurrió entre frases demasiado estructuradas.

Por supuesto, dejando de lado a mi otra mitad, esas mismas reflexiones y sencillez de la trama y personajes fueron lo que más me gustó de la historia. Sentirla fantástica pero a la vez no. Ver la importancia de los niños en la vida de la protagonista y todo lo que le entregan. Ser testigo de cómo una sola persona puede cambiar tantas cosas en el resto. Cómo las cosas buenas atraen cosas buenas. Algo parecido al verdadero amor tiene en realidad poco de romance como tal, pero sí un montón de amor en todas las otras formas que podamos encontrar, incluído el amor a los libros.
 
Creo que el problema del mundo consiste en que la gente no quiere cambiar de ideas; se quedan anclados a una opinión y la defienden por principio. Hay pocos valores importantes que no pueden cambiar, pero la verdad es que los restantes son modificables. Si fuéramos capaces de aceptar el cambio de cualquier cosa con alegría, creo que seríamos más felices.

Gracias a Penguin Random House por el ejemplar

Edición original

Qualcosa che somiglia al vero amore 

Mi meta de hoy ha sido cumplida y ahora puedo irme a maratonear Stranger Things con tranquilidad (lo sé, I'm late to the party!)