Mi Realidad de Tinta

El Terror (Dan Simmons)

El Terror, Dan Simmons

The Terror
Roca 2018 768 págs.
Goodreads

En 1847, dos barcos de la Armada británica, el HMS Erebus y el HMS Terror, que navegaban bajo el mando de sir John Franklin, están atrapados en el hielo del Ártico. En su anhelada busca del paso del Noroeste, parecen haber fracasado. Sin poder hacer nada por continuar su marcha y completar su expedición, rodeados del frío polar y de inminentes peligros, sólo pueden esperar a que llegue el deshielo que les permita escapar.

Poco a poco, los días van pasando y las condiciones de supervivencia se vuelven más extremas; temperaturas que superan los cincuenta grados bajo cero, provisiones de comida escasas, el deterioro de los barcos o la llegada de enfermedades van mellando la esperanza de la tripulación Por si fuera poco, la extraña presencia de una criatura bestial y misteriosa hace que los hombres crean que se enfrentan no sólo a las condiciones naturales más adversas, sino también a fuerzas sobrenaturales que superan, por momentos, sus creencias y su razón. Con el tiempo y la llegada de las primeras muertes, fantasmas como el de la rebelión, el motín o el canibalismo hacen su entrada en escena, en un panorama desolador.

Basada en hechos reales, El Terror es una magnífica novela en la que Dan Simmons consigue que el lector se sienta, aterido, uno más de los tripulantes extraviados en el Polo.

Durante el 2017 la tetralogía Hyperion se convirtió en una de mis favoritas, por lo que cuando vi aparecer el nombre de Dan Simmons entre las novedades de Random House mi mente gritó de inmediato "YES, PLEASE" aunque no supierámos nada sobre el libro. Spoiler alert: fue una buena decisión, Simmons se luce con una historia basada en hechos reales convertida en terror gracias a la trampa que es la mente de los mismos personajes en una situación extrema. 

Con las más de 700 páginas que inician con un mapa, Simmons nos sumerge de inmediato en el contexto básico para comenzar a armarnos una idea de lo que se vendrá, la historia de la expedición marítima al Polo Norte guiada por Franklin a mediados de 1850 que nunca regresó. Todo comienza de forma bastante simple: con el Erebus y el Terror atrapados en el hielo, pero no cualquier hielo, sino uno tan denso que logra que la única forma de sobrevivir de los tripulantes sea atreverse a abandonar el barco, lo que los expone no solo a los horrores que puede ofrecer la naturaleza cuando no estamos preparados para ella sino también al monstruo que tal vez ronda en lugares no explorados.

¿Locura, hambruna, congelamiento, gangrena, canibalismo, violencia, asesinatos? No es suficiente, agreguemos algo extra sólo para asegurarnos de que el lector entienda que no debe encariñarse con ninguno de los personajes porque las posibilidades de una muerte horrible están siempre a la vuelta de la esquina. Una de las cosas que hacen interesante este libro es precisamente que está basado en una expedición real y Dan Simmons es tan bueno en lo que hace —la terminología náutica, la narración, la construcción de sus personajes, la investigación general— que a pesar del agregado de terror a su ficción, el libro se siente en todo momento como si realmente estuvieras experimentando el frío junto a los capitanes Franklin y Crozier. [Mi alma #veranista sufrió con las descripciones del frío experimentado]

A veces es difícil seguir la pista de lo que está pasado porque el autor juega con los cambios temporales y de POV, pero eso ayuda a convertirlo en una experiencia cada vez más frenética a medida que la historia avanza y el monstruo aparece o no. Aunque a veces el ritmo flaquea debido a la importancia que da Simmons a las descripciones, el fuerte de la novela es a mi parecer el drama humano que viven todas las personas atrapadas en el hielo, quienes se consideran fuertes hasta que descubren que en realidad no tienen idea de cómo los indigenas pueden sobrevivir con incluso menos recursos que ellos y a quienes su propia mente comienza a traicionar a medida los días se convierten en meses y más.

Varios lectores han debatido sobre qué es "el Terror" exactamente, más allá del nombre del barco. ¿Es el monstruo? ¿Es la arrogancia humana que se convierte en su condena al suponer que podemos doblegar la naturaleza? ¿O la manifestación de la muerte inminente que la tripulación ya no puede negar? Tal vez es algo menos profundo, Simmons mezcla mitología y —siendo este un libro de ya alrededor de 10 años— probablemente sea fácil encontrar una respuesta satisfactoria, pero el sólo hecho de plantearme estas preguntas con la lectura la convierte en algo a destacar por sobre tantos otros libros de terror que se quedan solo en imágenes impactantes y personajes unidimensionales que se olvidan pasada una semana.

Los agradecimientos finales incluyen un montón de fuentes usadas por el autor ¡yey! I LOVE REFERENCES! y es inevitable no querer saber un poco más de la historia real ligada a esto. SPOILER ALERT HISTÓRICO?: fue solo hace un par de años atrás que por fin se localizó al Erebus a través de sondeos submarinos —hay imágenes incluso de restos momificados que se pueden ver fácilmente en google Y VERLAS DE NOCHE ES UNA MALA IDEA—, pero hasta el día de hoy nunca se ha encontrado el Terror. La historia de "La expedición perdida de Franklin" sigue siendo un misterio del que sólo se conocen detalles —las enfermedades que brotaron en la tripulación, el daño que arruinó las provisiones— y está ahí el verdadero terror de esta historia: las posibilidades de que la realidad vivida por esas personas fuera incluso peor que lo que cualquier autor pueda imaginar.

Gracias a Penguin Random House por el ejemplar

Otras ediciones

The TerrorТеррорO TerrorThe Terror 
Mi duda ahora es si ver la serie o no, porque los comentarios que he visto dicen que se toma bastantes libertades respecto al libro. Decisiones, decisiones...

Jurassic Park y El mundo perdido (Michael Crichton)

Jurassic Park

DeBols!llo 2018 480 págs.
Goodreads

En una isla remota, un grupo de hombres y mujeres emprende una carrera contra el tiempo para evitar un desastre mundial provocado por la desmedida ambición de comercializar la ingeniería genética. Pero todos los esfuerzos resultarán vanos cuando el inescrupuloso proyecto quede fuera de control y el mundo a merced de unas bestias monstruosas...
«¡Esos animales eran tan grandes! ¡Eran enormes! ¡Grandes como una casa! ¡Y había tantos! ¡Dinosaurios reales, mal rayo los parta! Y tan reales como uno quisiera. [...] Rogaba a Dios que la isla fuera segura.»

Mi relación con Jurassic Park siempre ha sido terrible. Me permitieron ver la película cuando era muy pequeña, impresionable e incapaz de darme cuenta de que no, no iba a aparecer un dinosaurio en cualquier minuto del día a matar(me). Mientras mis primos disfrutaban con la destrucción del T-Rex y los velociraptors, yo pedía permiso para salir a esconderme a la escalera del edificio mientras terminaba todo. Ese miedo nunca se me fue, con 26 años puedo asegurarles que mi ansiedad se dispara con el sólo hecho de ver una escena mientra hago zapping, y por lo mismo no la he visto desde hace unos 12 años. Pero toda película que se base en un libro, por mucho que me asuste, merece que su libro sea leído.

Artículos en la introducción nos hablan de la mutación, los logros en la clonación, la ética y la carrera científica en la genética que enfrentan varios laboratorios y en la que InGen parece llevar una delantera de varios años respecto a la competencia. Todo eso en completo secreto y gracias al dinero de un excéntrico sr. Hammond. Pero la mayoría de la gente no sabe de esto. En una de las islas de Costa Rica, un equipo médico recibe a un paciente crítico en medio de una tormenta, un "accidente de trabajo" que a la doctora presente se le asemeja más al ataque de un animal, pero en un lugar donde la gente todavía se aferra a supersticiones nadie más parece atreverse a pensar lo mismo que ella. Pero este no es un caso aislado, a través de fragmentos de diversos personajes nos enteramos de que extraños ataques —principalmente en lactantes— han estado sucediendo en la isla, aparentemente realizados por un extraño reptil que una pequeña logra dibujar: uno que sólo parece tener tres dedos, algo que la evolución dejó atrás hace mucho tiempo.

En Montana, los doctores Alan Grant —paleonteólogo— y Ellie Satler —bióloga especializada en botánica— se encuentran en medio de una excavación para recuperar restos esqueléticos casi completos de dinosaurios inmaduros cuando reciben la visita de un agente del gobierno. Las actividades de InGen y del sr. Hammond han levantado sospechas por el secretismo de la operación, la extraña cantidad de materiales comprados y la tecnología de punta que ha sido trasladada a un lugar privado en Costa Rica. Alan, quien fue uno de los asesores al inicio del proyecto, dice no saber demasiado sobre lo que está ocurriendo, pero nosotros podemos ver lentamente cómo las cosas van tomando forma, y la aparición de Hammond tan solo un par de horas después para invitarlos a ver sus instalaciones durante un fin de semana no hacen más que aumentar las sospechas.

Asesorado por varios científicos —incluyendo a Malcolm, un matemático experto en la teoría del caos— el sr. Hammond ha pasado varios años financiando su sueño: traer de regreso a los dinosaurios mediante avances genéticos. Al principio nadie creía realmente que fuera a tener éxito, o que tal vez sólo lo lograría con un número reducido de ejemplares, pero la sorpresa es grande cuando los expertos llegan a una isla que se ha transfomado por completo para ser el hogar de varias especies prehistóricas: el parque jurásico es una realidad. Y algunos desean saber los secretos, otros ganar dinero, y personas como Malcolm saben que este experimento está condenado al fracaso y no se trata de un "si" sino de un "cuándo". ¿Agregamos a un par de niños y una falla en el sistema de seguridad provocada desde el interior? El caos es el único resultado posible.

Aunque gran mayoría de lo sucedido es conocido por la película, como siempre las adaptaciones nunca son 100% fieles, y Crichton enriquece la historia mediante diálogos con científicos, una mayor abundancia de personajes. El doctor Wu, por ejemplo, nos habla de cómo logró la clonación de estos seres y los problemas que no ha podido resolver a pesar de los años de trabajo invertidos en ello. Alan se siente más carismático que en la película, Malcom es una conexión constante con el pesimismo y el "algo malo va a pasar y era obvio pero igual siguieron jugando a ser Dios", y Ellie es mi personaje favorito ("Es una mujer" le dicen, "Esas cosas suelen suceder" responde ella) y sólo se debe en un 20% a poder imaginármela en todo momento como Laura Dern. Le sobran los niños, no se toma el tiempo de hacer que se sientan como niños, y pasan de la sorpresa al parque a hablar como si fueran personas de 40 años.

Dejando de lado toda la historia, lo impresionante del libro es lo real que se siente todo. Michael Crichton era doctor graduado de la escuela de medicina de Harvard y la verdad es que se nota en todo el detalle que incluyó en su obra desde el primer momento. ¿Se siente real? Es porque la mayoría de los datos/ciencia utilizados son reales, llevados a un extremo para cumplir la función de establecernos en una posibilidad dentro de la ficción, cosa que logra de manera ejemplar. ¿Pensé que le iba a dar 4 estrellas a este libro? No, pensé que iba a ganar mi miedo a los dinosaurios #truestory, pero la verdad cuando llevaba 200 páginas ya estaba cautivada y comprometida con llegar hasta el final, uno que no es igual al que vimos en la pantalla.


El mundo perdido

DeBols!llo 2018 480 págs.
La pesadilla empieza en la isla de Costa Rica, donde se encuentran varios cadáveres de dinosaurios. El paleontólogo Richard Levine organiza una expedición y, gracias a sus peculiares ayudantes -dos niños superdotados-, consigue que Ian Malcolm, uno de los pocos hombres que conoce lo que realmente ocurrió en aquella isla remota, colabore en la arriesgada empresa.

Como es sabido, esa isla fue el verdadero "laboratorio" del parque, donde los dinosaurios eran "fabricados" y criados sin ningún criterio científico por los responsables de una empresa cegada por los intereses económicos. Ahora, las consecuencias de tales manipulaciones son pavorosas: los dinosaurios se han vuelto violentos e impredecibles y amenazan con extender su salvaje hegemonía a todo el planeta.

Como Jurassic Park fue una agradable sorpresa, temía que tal vez su segunda parte fuera una decepción, pero Michael Crichton regresa con una historia que nuevamente se lee como si fuera parte de los resultados de una investigación que podría ser leída en un Journal. Si en el primer libro la sorpresa fue descubrir que InGen había sido capaz de replicar dinosaurios en su tamaño real y crear un parque de atracciones gigante oculto en una isla, en esta segunda parte la interrogante es: ¿Qué pasa si no somos nosotros quienes nos infiltramos en su ambiente, sino que la evolución sigue su curso y ellos llegan a nosotros?

El mito urbano es que Crichton no tenía planes de escribir un segundo libro. Las malas lenguas dicen que fue Spielberg —impulsado por el éxito que generó la película de JP— quien lo convenció ¿comisionó? para continuar la historia y poder seguir disfrutando del dinero que una adaptación daría. No se sabe si esto es real, pero sí hay que reconocer que hay cosas en El mundo perdido que sugieren que la historia podría ser real, tales como el regreso de un protagonista a quien se da por muerto en el epílogo del libro anterior, uno de los motivos que provoca recelo en algunos de los lectores que conocieron este mundo a través de los libros y no de su adaptación.

Sea verdad o mentira, el libro existe y —aunque tal vez tenga unas páginas de más— los detalles que Crichton agrega, o esa sensación de urgencia y peligro constante lo convierte en un libro que nuevamente se lee rápidamente y que supera a su adaptación con escenas que Spielberg pudo haber aprovechado muchísimo más y que dejó de lado por tener más criaturas animatrónicas, what a waste. A grandes rasgos el doctor Levine está intentando descubrir qué fue lo ocurrió exactamente en la isla en Costa Rica, para lo que decide contactar a Malcolm, pero los acuerdos de confidencialidad impiden que este reconozca nada hasta que el paleonteólogo no obtenga pruebas de la existencia de esos dinosaurios, cosa que por supuesto logra y nos lleva, eventualmente, de regreso a una isla que se ha mantenido sin control durante ya varios años y donde Malcolm podrá ver en acción su teoría del caos.

Tras bambalinas tenemos también al laboratorio culpable del desastre del libro anterior —Biosyn— quienes todavía desean obtener el ADN y muestras biológicas de lo logrado por InGen, y se mantienen haciendo cosas de malos porque el dinero siempre será más fuerte que el sentido común. Si hay un solo motivo por el que agradecer la existencia de este libro es Sarah, quien salva en más de una vez la vida de todos los hombres presentes en la expedición, una heroína bien construída que nunca depende de los demás, y se mantiene fuerte y segura en todo momento. Sí, Crichton al igual que Sanderson parece no ser capaz de escribir a más de una mujer en papeles protagónicos, pero al menos lo hace de una manera fantásticas y sin caer en clichés.

Si les gustó la adaptación de SP probablemente no disfruten tanto de este libro, la verdad es que los cambios son notorios y el autor claramente prefiere darle protagonismo a la ciencia y el terror de tener al lector siempre a la espera de algo terrible que no podemos ver realmente antes que a la abundancia de dinosaurios. Y lo logra, pero sí es 100% más sutil que todo lo visto en pantalla. Me quedo con la reflexión que la lectura provoca sosbre qué sería lo ético en una situación como esta, hasta dónde es capaz de llevarnos la ambición y los límites que somos capaces de cruzar por llevar nuestro nombre a lo más alto sin tener en cuenta las consecuencias que nuestras acciones pueden provocan en el ecosistema y la humanidad. También me quedo con mi miedo a los dinosaurios, han sido demasiados años como para lograr olvidarme de él.


Gracias a Penguin Random House por los ejemplares 

Otras ediciones

Jurassic ParkJurassic Park (Jurassic Park, #1)The Lost World (Jurassic Park #2)The Lost World

Kudos al diseño escogido por la editorial para las reediciones, incluso los lomos se ven bonitos 💖 Muerte a todos los dinosaurios, aunque ahora sepamos que tenían plumas :C

La villa de las telas (Anne Jacobs)

La villa de las telas, Anne Jacobs

Die Tuchvilla Die Tuchvilla #1
Plaza y Janés 2018 624 págs.
Goodreads

Una poderosa familia

Un oscuro secreto.

El destino de una familia en tiempos convulsos y un amor que todo lo vence.

Augsburgo, 1913. La joven Marie entra a trabajar en la cocina de la impresionante villa de los Melzer, una rica familia dedicada a la industria textil. Mientras Marie, una pobre chica proveniente de un orfanato, lucha por abrirse paso entre los criados, los Melzer esperan con ansia el comienzo de la nueva temporada invernal de baile, momento en el que se presentara en sociedad la bella Katharina. Solo Paul, el heredero, permanece ajeno al bullicio, pues prefiere su vida de estudiante en Munich. Hasta que conoce a Marie...

«No hay otro remedio, señorita. O cuidas de ti misma, o te hundes. Quien se pierde a sí mismo se amedranta, se arrastra y se doblega ante los demás, y llega un momento en que se echa a perder...»

¿Les gustan las series como Downton Abbey o esas series gigantes de Sarah Lark o Bárbara Wood? Porque si la respuesta es sí estoy totalmente segura de que La villa de las telas les encantará. Alemania de principios del siglo XX, una familia prominente dueña de una famosa fábrica que vive en una casa enorme con criados llenos de personalidad, hermanas que son opuestos y un heredero que desperdicia sus estudios antes de verse al mando de la compañía y una nueva empleada con un pasado misterioso que ni ella misma conoce. Todo lo anterior = DRAMA. Y el drama entretenido que hace que 600 páginas páginas se pasen volando.

La suerte nunca ha estado a favor de Marie Hofgartner. La muerte de su madre cuando sólo era una niña ha significado desde siempre una vida de privaciones, enfermedad, hambre y trabajo. Cómo pupila de un orfanato al que siempre hacen falta recursos, a los 19 años ya era parte del personal de la fábrica de telas de los Melzer hasta el día en que se enferma y acaba en el hospital, donde el mismo director de la fábrica se interesa por ella y acaba empleada como ayudante de cocina en la casa del señor. Desde ese momento su suerte comienza a cambiar. Ningunos de los empleados está demasiado seguro sobre ella, María Jordan —la doncella de la casa— no la tolera, el viejo jardinero le habla del pasado, la cocinera se acostumbra poco a poco ella pero también la culpa de los retrasos, la ama de llaves no siempre apoya sus comentarios y el chófer está tan ocupado suspirando por la señorita Kitty que no se preocupa demasiado de la chica delgada que poco a poco va ganando fuerzas.

¡Qué tonto parecía el chófer al rodear el coche a saltitos para abrir las puertas y ofrecer la mano a las damas! ¡Como si ellas no fueran capaces de acomodarse sin su ayuda en esos asientos tapizados! Aunque, por otra parte, esas mujeres eran como algodones de azúcar... un chaparrón las habría disuelto. ¡Qué lástima que no lloviera!

Pero si bien los empleados de la casa son parte del corazón de la historia, la familia Melzer igual está en el centro. El patriarca ha pasado toda su vida construyendo el éxito de la fábrica que lo sacó de la pobreza, pero ahora las máquinas están fallando y ninguno de sus hijos es de demasiada ayuda —probablemente porque su madre siempre los ha consentido. Paul estudia en la capital, desperdiciando el dinero en sus amigos y sin poner demasiada atención en sus clases, ansioso de colaborar pero demasiado orgulloso para escuchar a su padre. Elisabeth siempre se ve desplazada por su hermana menor, más delgada y hermosa que ella, quién suele ser más fría y calculadora que la soñadora Kitty, la favorita de mamá, la artista que siempre consigue todo lo que quiere... Incluída la atención del teniente de quien ella ha estado prendada por dos años. Las intrigas involucran siempre a todas las partes de la casa.

Marie ahora tiene un techo sobre su cabeza y comida en su estómago, pero sin esas necesidades tan apremiantes, las preguntas sobre su pasado —¿Sus padres?— comienzan a surgir, y sobre todo las dudas sobre el motivo que llevó al mismísimo señor Melzer en interesarse por ella. Cuando las cosas explotan entre Lisa y Kitty, el comportamiento de algunos empleados y el desempeño de la fábrica, Marie se encuentra inesperadamente en una mejor posición como acompañante de la señorita Kitty, modista de Elisabeth y atrayendo la atención de un recién llegado Paul, lo que cambia por completo la vida de todos los habitantes de la casa Melzer.

¿Sabes, Kitty? —empezó a decir Elisabeth con cuidado—. Me da miedo estar haciéndolo todo mal. Se nos ha enseñado que hay que comportarse como es debido y de forma sumisa, no contradecir al hombre, confiar en lo que él diga y tantas otras cosas. Sin embargo, de las cosas verdaderamente importantes no sabemos nada.

Aunque al principio sentí que tal vez se me haría una historia larga y tediosa —el libro parece realmente un ladrillo que paseaba a todos lados— no podía estar más equivocada. Anne Jacobs mezcló la construcción de una historia compleja, con diversos personajes que reflejan el pensamiento de la época con el contexto de la historia real de esos años. Los años pre Guerra Mundial, el conflicto cada vez más notorio en las grandes casas, la economía de mercado y las consecuencias de la revolución industrial, el inicio de los derechos de los trabajadores y el socialismo. ¿Todo esto más varios romances prohibidos, arte y mentiras? Es la telenovela perfecta y este es sólo el inicio.

Aunque las hermanas y el padre a veces eran desagradables —a pesar de lo mucho que me gustó Kitty a ratos, estaba 100% de acuerdo en que le hacía falta disciplina y nunca pensaba en cómo sus decisiones afectaban al resto de la familia— acabé encariñándome con la mayoría de los personajes, y si bien desde la sinopsis se habla de Paul y Marie, el romance está bien construido de acuerdo al momento histórico, por lo que todo se traduce en más palabras que acciones y nunca se hace demasiado empalagoso. Por lo demás son las visiones amorosas de Elisabeth —siempre celosa de su hermana y obsesionada con el teniendo von Hagemann— y Aguste —intentando atrapar a alguien por medio de la paternidad— tienen más protagonismo que el otro romance.

[...] Pero ¿quién desea una guerra? ¿Qué persona con un mínimo de entendimiento puede creer que una guerra es buena para la humanidad?

Llena de altos y bajos para toda la familia y sus cercanos, La Villa de las telas se desarrolla desde el otoño de 1913 a junio de 1914 y es una historia cautivante por sí sola que mejora gracias al uso de pequeñas referencias que hacen sentir que todo lo leído podría ser real. Lo único terrible desde mi punto de vista es que, si bien el final de esta primera parte es lo suficientemente cerrado, es innegable que es un fragmento de algo más grande que queda en el mejor momento —¡El archiduque fue asesinado! ¡Se aproxima el inicio de la primera Guerra Mundial!— y los libros dos y tres sólo están disponibles en alemán, por lo que viviré en la incertidumbre hasta que P&J decida continuar con la traducción #thepainisreal

Gracias a Penguin Random House por el ejemplar

Otras ediciones

 La Villa delle StoffeW cieniu tajemnic 
Luego de este libro regresaron todas mis ganas de terminar Downton y ver a Maggie Smith siendo una Lady Victoriana 💕